La oferta deportiva es cada vez más amplia y variada en las ciudades; desde grandes instalaciones deportivas, hasta pequeños estudios de entrenamiento personal o pilates, pasando por clubes deportivos, gimnasios de barrio, gimnasios low cost, gym boutiques y, por qué no decirlo, entrenadores personales sin la capacitación ni formación adecuadas, pero que ofrecen sus servicios a precios muy económicos, compitiendo de forma ilícita con los auténticos profesionales del sector fitness.

Todo este gran abanico de posibilidades obliga a planificar muy bien la estrategia a la hora de afrontar la aventura de abrir un estudio de entrenamiento personal o gimnasio boutique.

Si buscas la fórmula mágica que garantice el éxito en un negocio fitness, no la vas a encontrar aquí; entre otras cosas, porque sería muy presuntuoso por nuestra parte y porque las fórmulas mágicas no existen. Los ingredientes fundamentales para alcanzar el éxito son el trabajo duro y la constancia.

Lo que sí vamos a hacer es analizar los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta para abrir un estudio de entrenamiento personal; aquellos parámetros que debes abordar desde el principio y que te ayudarán a iniciar tu aventura empresarial con mayores probabilidades de éxito.

1. ¿Tengo clara la mejor ubicación para abrir un estudio de entrenamiento personal?

Según un estudio de la multinacional Life Fitness, “Zoom Mercado 2018, para más del 70% de los socios de una instalación deportiva la ubicación ‘Proximidad al Hogar’ es un factor relevante a la hora de motivar el alta. En los pequeños centros boutique, o al abrir un estudio de entrenamiento personal, este factor proximidad es, si cabe, más acuciado.

Por este motivo es fundamental escoger un local en una zona con el mayor volumen de población posible, pero no se pueden olvidar otros factores importantes: renta per cápita de la población, media de edad, porcentaje de práctica deportiva de la zona, competencia, facilidad de aparcamiento, precio del m2 en la zona, etc.

Escoger la mejor ubicación posible para un centro es una elección de vital importancia que trataremos con más detenimiento en futuros post.

2. ¿Conozco qué tipo de servicio debo ofrecer?

Conocer qué tipo de servicio se quiere ofrecer es fundamental para desarrollar la estrategia. ¿Entrenamientos grupales? ¿Entrenamientos individuales? ¿Algún servicio complementario? Y por supuesto, saber qué precio van a tener los servicios, para dar con el target (o perfil) de cliente al que se dirige el centro.

El target debe estar presente de manera significativa en el entorno en el que se va a ubicar el centro; no tiene sentido ofrecer un servicio superexclusivo a un precio alto en un barrio con una renta per cápita baja, ni montar algo muy básico próximo al low cost en una zona con una renta alta, porque no se cumple con las expectativas de servicio de la población del entorno.

En definitiva, para adaptar el servicio a las demandas del cliente es necesario conocer qué servicio se va a dar y el perfil del público del entorno.

3. ¿Cómo voy a diseñar el estudio?

El espacio debe estar diseñado de forma atractiva para la práctica deportiva, con espacios amplios, buena ventilación, climatización y luz. Además, debe contar con paredes de carga, vigas, etc. donde poder anclar elementos de suspensión y estructuras que permitan tener un espacio diáfano.

Las medidas del local dependerán del tipo de servicios que se ofrecen, ya que no es lo mismo entrenar a una persona que a un grupo, o realizar varios entrenamientos individuales simultáneos.

Otro punto crucial es el aspecto de los vestuarios, que deben ser espaciosos y estar siempre cuidados para proyectar imagen de salubridad e higiene.

4. ¿Con qué equipamiento voy a dotar mi centro?

En la mayoría de los casos el servicio que se vende es el conocimiento propio como entrenadores personales y el equipamiento no es más que una herramienta que se utiliza para ese fin. Esta afirmación es completamente cierta, pero la herramienta debe ser la adecuada —no lo que un cliente puede comprar en cualquier tienda de deportes—, para dar una imagen de profesionalidad. Es preferible empezar con poco equipamiento e ir ampliando a medida que sea necesario.

Existen diferentes marcas en el mercado que ofrecen material de gran calidad a precios muy competitivos y que continuamente están innovando para acercar las tendencias del fitness a los estudios y centros boutique. Nosotros os animamos a descubrir el material que ofrece Aeróbic & Fitness.

5. ¿Cómo voy a realizar el seguimiento de mis clientes?

A diferencia de las preguntas anteriores, que deben resolverse antes de abrir un estudio de entrenamiento personal, esta última da respuesta a la relación con los clientes una vez abierto.

Para gestionar la relación con los clientes, es importante contar con una herramienta que ayude a nivel administrativo y a hacer seguimiento de los mismos desde una visión de Marketing. eManaGym está especialmente diseñado para cubrir las necesidades que, a este respecto, puedan tener Estudios y Gimnasios Boutique.

¡No esperes más! Solicita desde aquí una demo, completamente gratuita, para descubrir las ventajas que eManaGym aporta a la gestión de tu negocio.

Join the discussion One Comment

Leave a Reply