¡Cuántas ganas teníamos de escribir este artículo! Por fin vemos la luz al final del túnel y empezamos a preparar la vuelta a la normalidad. En breve estarás llevando a cabo la reapertura de tu gimnasio, de forma progresiva, eso sí.

En unas semanas se podrán volver a abrir los centros de entrenamiento y gimnasios y esta es una gran noticia para todos. Pero para llevar a cabo esta reapertura con garantías toca adaptarse a la nueva realidad porque, no nos equivoquemos, la realidad ha cambiado y hay que amoldarse a ella.

Las restricciones impuestas por el Gobierno para permitir la reapertura de centros deportivos como control de aforos, medidas de desinfección, etc. y la responsabilidad de los profesionales del sector para con la salud de los clientes, no son los únicos aspectos a tener en cuenta a la hora de afrontar la vuelta a la normalidad.

Los clientes también van a tener sus propias demandas para seguir haciendo uso de estos servicios. Ellos también han cambiado, ha cambiado su forma de entender el mundo, su manera de relacionarse y muchas de sus expectativas. Ahora se debaten entre la ansiedad por retomar sus rutinas, volver a sus entrenamientos y a su día a día, y el miedo a un posible contagio cuando esto ocurra.

Por todo ello, para afrontar la reapertura de tu gimnasio con las mayores garantías, debes tener en cuenta tres medidas fundamentales:

1. Extremar la limpieza:

La limpieza es uno de los aspectos más importantes en los centros deportivos y, tras el confinamiento, lo será aún más. Es recomendable ponerse en manos de empresas especializadas, como NetSport, que ha elaborado un protocolo de limpieza y desinfección y, además, facilitan estos consejos.

2. Especial atención al control de accesos:

La normativa obligará a restringir los aforos de las instalaciones, por lo que es necesario tener un sistema que permita saber cuánta gente hay en el centro en cada momento y que facilite o impida la entrada al mismo en función del aforo. Este control de entrada y salida es importante tanto a nivel general como en las ubicaciones interiores para poder cumplir con las medidas de distanciamiento social.

Además, es importante controlar el tiempo que los usuarios pasan dentro de la instalación, ya que en muchos casos habrá que restringir la duración de los entrenamientos para facilitar el acceso a todos los clientes.

Por último, se deben eliminar los sistemas que implican contacto (huellas, marcar códigos, etc.) y sustituirlos por sistemas de tarjetas de proximidad.

3. Minimizar los contactos personales:

El sector del fitness se caracteriza por el contacto personal entre entrenadores y clientes, que será mayor cuanto más personalizado sea el servicio. Confiamos plenamente en la habilidad de los profesionales para llevarlo a cabo de la manera más segura posible; sin embargo, hay otros contactos durante la estancia de un cliente en la instalación de los que se puede prescindir para mejorar la seguridad:

  • Eliminar los cobros en efectivo.

El dinero en efectivo es uno de los agentes más contaminantes, implica un contacto directo entre el cliente y el personal del centro y genera colas, es decir masificación, en la recepción. Si se opta por sistemas de pago alternativos como domiciliaciones bancarias y pagos recurrentes a tarjetas de crédito, se reducirá significativamente el riesgo de contagio.

  • Generar un sistema de reservas online.

Esta medida ayuda a controlar el aforo del centro y a minimizar tanto los contactos entre los clientes y el personal, como las colas. Es importante que el sistema permita, como hace eManaGym, la reserva desde cualquier dispositivo del cliente para evitar la dependencia de una pantalla virtual en el propio centro que tocan todos los usuarios.

  • Eliminar formularios y papeleo.

Utilizar contratos digitales que los clientes pueden aceptar y firmar desde sus terminales sin tener que tocar ninguno del centro. En caso de que sea inevitable el contacto con algún elemento de la instalación hay que desinfectarlo antes y después de cada uso delante del cliente.

  • Incentivar las altas online.

Las fechas clave del sector como la operación bikini, la operación turrón o la vuelta al cole provocan avalanchas de altas, por lo que se puede intuir lo que ocurrirá después de 2 meses de confinamiento. Para evitar masificaciones en la recepción es importante estar preparados y ayudará mucho en este proceso tener un sistema que permita a los clientes darse de alta de forma online.

En definitiva, quedan varias semanas por delante para preparar la reapertura de tu gimnasio con garantías; es un tiempo crucial para concienciarse de la nueva realidad y organizar aspectos que antes el día a día no permitía planificar.

Vamos a volver y lo vamos a hacer mejor que nunca. Desde eManaGym queremos ayudarte y para ello ponemos a tu disposición, de forma gratuita durante este primer mes, nuestra tecnología.

¡Feliz vuelta a la normalidad, paulatina, a todos!